lunes, 13 de abril de 2015

Hosting reseller ilimitado

El Internet chileno está en plena expansión y los negocios en la red se encuentran cada día más agitados, por ello no es raro comenzar a ver gente que se plantea cómo puede emplear esta situación para sacar provecho y conseguir algo más de dinero o incluso vivir de ello. Y es que trabajar desde casa, con un compudator delante, con los horarios que consideremos y tomando los descansos que nos vengan en gana tiene su punto, ¿verdad? Pues con la reventa de hosting, o hosting reselling ésto podría ser posible, especialmente si optamos a planes con mucha capacidad. Me explico.



Ya sabemos que un hosting reseller es aquella empresa proveedora de servicios de hosting que da la opción de rentar una parte de su capacidad de almacenamiento y procesado a terceras empresas o particulares para que éstos revendan esos servicios una vez han sido fraccionados para los diversos clientes que puedan éstos últimos tener. Son servicios que para el cliente final resultan económicos, con unas prestaciones técnicas más que suficientes para montar páginas web sencillas y además, con la posibilidad de poder registrar su propio dominio genérico o geolocalizado; ya que éstos planes siempre vienen con la posibilidad de alojar al menos un dominio. Cosa que por otra parte también es una vía de negocio para aquellos que estén explorando el mercado online chileno.

Un Reseller ilimitado tiene la peculiaridad que nos ofrece una “cantidad ilimitada” de espacio en discos, una tasa de transferencia de datos elevada a fin de fraccionar entre una cantidad de clientes finales que puede ser elevada, y una vía sin límite para hacer negocios. Vamos, un Reseller VIP.

Ahora bien, no todo es tan bonito como lo plantean, así que primero hay que evaluar al proveedor, ver cómo funciona y qué tipo de servicios nos va a ofrecer, si está la gestión automatizada y si nos ofrecen soporte técnico directo para nuestros clientes, una opción que pocos lo hacen. Así es, es uno de los principales inconvenientes de éste negocio, que cuando un cliente al que le hemos ofrecido un Web Hosting en el espacio que tenemos reservado tiene un problema vamos a tener que ser nosotros quienes respondamos. Ahí es de vital importancia saber cómo puede ayudarnos el proveedor original, ya que los hay incluso que ofrecen una vía de contacto directa entre nuestro cliente y el proveedor, pero apareciendo éste con una “marca blanca”. Es decir, sin identificarse con la empresa para la que trabaja y haciéndose pasar por miembros de nuestro equipo. Pero lo dicho, es algo excepcional, lo más normal es que lo tengamos que gestionar nosotros.

Como siempre antes de contratar servicios tan importantes debemos evaluar todo. Desde las críticas que posibles clientes hayan dejado en Google a pruebas de evaluación al servicios técnico vía telefónica. Y claro está que si nos ofrecen un periodo de prueba para ver realmente cómo funcionan por dentro pues mejor que mejor, ya que al final es como mejor lo podremos ver todo con su debida calma.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada