sábado, 10 de enero de 2015

Catárticos

La administración de sustancias purgantes o catárticos trata de impedir la absorción intestinal del tóxico al aumentar el tránsito intestinal y reducir el tiempo que el complejo tóxico-CA permanece en el intestino.
Su uso está también en discusión. Dada su escasa efectividad para reducir la absorción del tóxico, una indicación sería evitar el estreñimiento inducido por el carbón activado, aunque no está probado que una sola dosis de carbón activado provoque estreñimiento.
También puede estar indicado en intoxicaciones por fármacos de liberación retardada o que produzcan disminución de la motilidad intestinal.
Debe utilizarse una única dosis.
Los principales catárticos utilizados son:
• Sorbitol al 35%, 1-2 g/kg (4,3 mL/kg).
• Solución de citrato magnésico al 10%, 4 mL/kg.
• Sulfato sódico o magnésico al 10%.
Debe usarse con precaución en menores de 2 años, por riesgo de deshidratación al inducir pérdidas excesivas de líquidos.
Entre las contraindicaciones: ausencia de peristaltismo, obstrucción intestinal, trauma o cirugía abdominal reciente, ingesta de sustancia corrosiva, depleción de volumen, hipotensión o alteración electrolí-tica, insuficiencia renal o cardíaca.
En referencia a las complicaciones, todos los catárticos pueden producir alteraciones hidroelectrolíticas –deshidratación, hipernatremia, hipermagnesemia– si se administra más de una dosis.
Con una sola dosis las complicaciones suelen limitarse a náuseas, vómitos, dolor abdominal e hipotensión.

0 comentarios:

Publicar un comentario